Problemas Ambientales: Contaminación en el MAR
23 septiembre, 2016
Reciclaje + Creatividad = ARTE
10 octubre, 2016

El consumo sustentable, es un consumo amigable con el medio ambiente, e implica aspectos como el de la viabilidad en todas las dimensiones sociales. En esta no hay que desligar los fenómenos ambientales de los sociales ni de los económicos, ya que las soluciones, como el problema son el mismo, y de muchos factores. A través del consumo sustentable se “hace más y mejor con menos”, quiere decir que se  incrementa la eficacia y eficiencia al momento de cubrir las necesidades sociales y, por lo tanto la consecuencia, disminuye el progreso humano del crecimiento económico que conlleva degradación ambiental como social. En pocas palabras, el “desarrollo sustentable. Por que satisface las necesidades del presente sin comprometer  las futuras generaciones.

Tampoco basta reemplazar nuestro consumo alimentario con el de productos orgánicos certificados porque, a pesar de que durante su elaboración se impacta menos el medio ambiente y de que contienen menos químicos nocivos, el incremento de su producción sería inviable.

El consumo sustentable surge cuando somos conscientes de los impactos que nuestras decisiones de consumo tienen sobre el medio ambiente. Es, entonces, una cuestión ética basada en la responsabilidad.

“Las mentiras del modelo económico actual está en presentar el crecimiento del consumo y de la producción y, por ende, de la economía en su conjunto, como signo de desarrollo social. El indicador más claro del éxito de un país, en dichos términos, es el Producto Interno Bruto (PIB). No obstante, si un país incrementa su PIB, no aumenta automáticamente la calidad de vida de sus habitantes, no solo porque la distribución de la riqueza no está medida en el PIB, sino porque la cantidad de bienes y servicios en una economía no nos dice nada sobre su utilidad y sus consecuencias en el bienestar de los habitantes.”

Para que podamos tomar decisiones responsables, nosotros como  consumidores tendriamos que aprender a observar el ciclo integral de vida de un producto y un servicio.
EJEMPLO:
“Puede ser la habitual taza de café que toma cualquier oficinista. Con base en lo expuesto, la primera pregunta obvia, aunque aparentemente contradictoria, puede ser: ¿cuánta agua se requiere para preparar una taza de café? Acaso la respuesta inmediata e intuitiva es que solo se requiere una taza de agua. Sin embargo, no es así. Para preparar una taza de café se necesita el agua caliente en la que se disuelve el café, el agua con la que se regaron los cafetales, la que se utilizó para lavar e industrializar el producto, empaquetarlo y transportarlo, e incluso el agua requerida para lavar la taza después de que ha sido usada. En total, para una sola taza de café se necesitan hasta 140 litros de agua.”
A esta aproximación que contempla el impacto de consumo de algún producto en las fases de extracción, transporte, producción, reciclaje, uso y desecho, se le conoce como análisis de sustentabilidad en el ciclo de vida.

Cuando se tiene un panorama amplio sobre el costo real de un producto (como se vio en el ejemplo de la taza de café y su costo en términos de litros de agua), es más fácil imaginar la cantidad de recursos extraídos innecesariamente.

Una solución posible a lo anterior, tal vez sería consumir menos, pero antes se debe reconocer que lo que se necesita de un producto y un servicio es su uso y no su posesión. “el acceso es mejor que la propiedad”. Esa frase contiene la solución que propone el consumo colaborativo ante los objetos desperdiciados y los recursos derrochados. En otras palabras, para acceder a la utilidad que proporciona un objeto, no es necesario poseerlo. Además de comprarlo, hay otras opciones para hacer uso de un producto: alquilarlo, prestarlo o pedirlo prestado, y compartirlo. Incluso, aunque lo mejor sea comprarlo, no es necesario adquirir un objeto nuevo. En ocasiones basta con rehabilitar un objeto descompuesto o conseguir uno de segunda mano. Las necesidades reales de tener un objeto nuevo y de propiedad exclusiva son pocas. El consumo colaborativo se puede explicar como “la manera tradicional de compartir, intercambiar, prestar, alquilar y regalar redefinida a través de las tecnologías y las comunidades”. Y no consiste en regresar a un tiempo idílico en el que las relaciones económicas estaban fundamentadas, ante todo, en la confianza. Se trata de explorar nuevas formas de convivencia, intercambio y hasta de negocio gracias a la hiperconectividad que nos proporcionan medios como las redes sociales virtuales y los teléfonos celulares

Jesus M.A
Jesus M.A
"Los sueños comienzan, creyendo en ellos" -Suzumiya Haruhi-

1 Comment

  1. Roberpsyday dice:

    Doxazosin No Prescription Lilly Cialis Comprar Generic Online Pharmacy Tadalis Sx Soft viagra Sortie Priligy En Australie Canadian Pharmacy Cialis Viagra Prix Bas Amoxicillin Wiki Cialis Levitra Genericos Ordering Short Of Prednizone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *