BASURA ES ENERGÍA
19 septiembre, 2017
EL PLÁSTICO, HOY EN DÍA
3 octubre, 2017

La mayor parte de México está sobre el extremo Suroeste de la placa Norteamericana donde se encuentra con la placa llamada Los Cocos, sobre el Océano Pacífico abarcando América Central, esta placa se está metiendo debajo de la norteamericana la cual genera la tensión liberándolo en forma de terremotos, al igual que los encontronazo entre placas es también la causa de la gran concentración de volcanes en la región conocida como el Arco Volcánico Centroamericano.

De acuerdo a la magnitud de los sismos indican la ruptura en la falla que origina el terremoto y la velocidad del movimiento del suelo en diferentes puntos, teniendo en cuenta que la corteza terrestre se comporta como un material Frágil (similar al vidrio), cuando dos placas tectónicas o bloques de corteza terrestre están en contacto, se produce Fricción entre ellas, manteniéndolas en contacto hasta que la fuerza que se acumula por el movimiento entre las placas sea mayor que la fuerza de fricción que las mantiene en contacto.

 

El tamaño de un sismo es una función de la región que sufre el rupturas, entre mayor sea el área que se rompe por la acción de las fuerzas tectónicas, mayor es el tamaño del temblor, como el contacto entre placas que se encuentra en las zonas de subducción, es aquí donde ocurren los sismos más grandes, no sólo en México, sino también en el Mundo. En México las zonas de subducción están en toda la costa del Pacífico, entre Puerto Vallarta en el estado de Jalisco, hasta Tapachula en el estado de Chiapas, a lo largo de esta extensión se han producido los sismos más grandes que se han registrado durante este siglo en México.

 

El riesgo de réplicas peligrosas es menor, según explican en el Instituto Sísmico Nacional de México, en los últimos 100 años se han registrado siete terremotos muy parecidos al pasado y todos ellos tuvieron pocas réplicas, con lo que no esperamos muchas réplicas de intensidad considerable en esta ocasión”, señala Allen Husker, sismólogo del Servicio Sismológico Nacional de México (SSN)

La CDMX esta construida sobre la laguna que una vez rodeó Tenochtitlán, la gran ciudad azteca, la capital mexicana se asienta sobre terrenos muy porosos que amplifican el movimiento provocado por las ondas sísmicas, Geologos sostienen que está formado por cenizas volcánicas poco consolidadas, con líquido intersticial que le da al terreno un comportamiento fluido, reduciendo su resistencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *