AVES DE MÉXICO
28 agosto, 2017
CONCIENCIA AMBIENTAL
12 septiembre, 2017

Los desechos orgánicos que conforman el 50 % de la asura, pueden ser domésticos, comercial o bien industrial o bien desechos de la sociedad, entre ellos las heces y otros materiales que pueden ser descompuestos por microorganismos aeróbicos, estos son los procesos con consumo de oxígeno.

Es muy positiva para el cuidado de la tierra, el propósito es no generar mas basura, ni con contaminación que se produzca por  acumulación, el aprovechamiento de estos residuos se debe a una fuerte disciplina en nosotros, deberán estar educados para aprender a clasificarlos.

Cuando este tipo de desechos se encuentran en exceso en el agua (tales como las aguas residuales), la proliferación de bacterias agota el oxígeno, y ya no pueden vivir en esta agua los peces y otros seres vivos que necesitan el oxígeno.

El índice utilizado para medir la contaminación biológica por desechos orgánicos en el agua son la cantidad de oxígeno disuelto (OD) en agua, o la demanda biológica de oxígeno (DBO).

Otros tipos de residuos orgánicos, considerados como desechos peligrosos, son algunos de los residuos biológicos que forman parte de los residuos hospitalarios o desechos hospitalarios, que se producen en hospitales, centros médicos, y algunos tipos de laboratorios; los cuales pueden producir una enfermedad infecciosa.

Existen muchas maneras de revalorizar nuestros residuos orgánicos:

Abono para la tierra, un complemento rico en nutrientes que asegura y potencia la fertilidad del suelo: donde los desechos utilizan casi al máximo su potencial de nutrientes.

Producción de gas: la descomposición bajo determinadas circunstancias genera una clase particular de gas, conocida como gas de los pantanos.

Compostaje: Materia orgánica procedente de residuos agrícolas y de la jardinería tratados para acelerar su descomposición y ser utilizados como fertilizante.

Lombricultura: Comprende diversas operaciones relacionadas con la cría y producción de lombrices epigeas y el tratamiento, por medio de éstas, de residuos orgánicos para su reciclaje en forma de abonos y proteínas.

 

Ejemplos de Desechos Orgánicos:

Restos de frutas y verduras, incluidas las pieles.

Huesos y restos de carne.

Espinas y toda clase de resto de pescado.

Caparazones y elementos descartados de los mariscos.

Restos de pan.

Comida en mal estado.

Distintos tipos de palillos (de helado, de comida china).

Cáscara de huevos.

Orina de animales domésticos.

Hojarasca

Residuos de todo tipo de frutos secos.

Papel de cocina utilizado.

Servilletas utilizadas.

Excrementos de animales domésticos.

Pañuelos utilizados.

Flores, incluso en estado marchito.

Cualquier material de corcho.

Hojas, incluso secas.

Césped y malas hierbas

Bolsas (en particular aquellas que pueden utilizarse para abono, llamadas ‘compostables’)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *